divendres, 16 de març de 2012

Un día cualquiera con los "mataos"

Normalmente usamos este blog como espacio virtual donde alojar trabajos digitales y comentar actividades de clase o extraescolares. Hoy dedico este post simplemente a reflexionar sobre lo que hemos hecho este día, a modo de ejemplo de lo que venimos haciendo en nuestras clases de Comunicación.
Nuestro horario es de 8.00 a 9.40, tres días por semana. Dos horas seguidas pueden ser muy latosas, pero por lo general se nos pasan volando. Y ésto porque intentamos no estar todo el tiempo con una misma actividad, sino combinar la parte de ordenadores y trabajos digitales con juegos de dramatización y ejercicios de expresión corporal. De vez en cuando una película nos sirve de punto de partida para tratar los temas que nos interesan. Estos días estamos viendo Slumdog Milllionaire. Cuando acabemos haremos alguna investigación sobre la India. Y quizás preparemos algun baile bhangra típico.
Hoy el compañero Quico me había pedido cambiar las horas. A segunda hora he ido a buscar a los "mataos" al aula de mates. Algunos alumnos faltaban. Yaiza parecía encontrarse mal, según lo que comunicaba por wushup, del que no se despega ni Luís ni Gemma. Maria sigue desaparecida y parece que no le interesa ya el graduado. Y Jezabel, por supuesto, se había marchado a Torrevieja. 
La clase no ha empezado de inmediato. Hemos estado como 15 minutos peleándonos con el ordenador. Cuando por fin hemos conseguido desbloquearlo, Gemma nos ha expuesto su trabajo sobre el tercer molar. Nora y Sami nos aseguran que la semana que viene estará lista su exposición sobre Nador. A continuación hemos visto un pedazo más de la película. Parece que gusta.


Durante el patio me he encontrado con algunos en el salón de actos, escuchando las indicaciones para el rodaje del Lipdub de la semana que viene. Me han pedido un positivo, para variar.
A las once he vuelto para la segunda hora. Algunos, los que estaban en el salón de actos, se habían ya fugado, aprovechando el patio. Los localizo a lo lejos, tomando el sol al otro lado del instituto. Alguno se esconde, por si acaso. Al final, cuando se percatan de que los pillé, salen de su escondite y regresan con ritmo pausado. El resto está en el patio, con pocas ganas de ingresar en el aula. Una muchacha se me queja de que han estado toda la mañana paseándose de aquí para allá. "Qué bien, así no habéis tenido que estudiar", respondo en plan broma, mientras se me ocurre acudira a la biblioteca para hacer en el patio una lectura. La bibliotecaria no está y no puedo encontrar los cuentos de Jorge Bucay. Así que tomo un libro cualquiera. Cuando llego al patio, están comentando el tema del Lipdub. Han pasado lista y al nombrar al grupo del PQPI no se han atrevido a presentarse. Si hubiera estado con ellos -dichosas reuniones!-, otro gallo habría cantado. 
Me pongo a leer. Resulta ser un cuento romántico del medievo. Escuchan con atención. Alguno incluso se siente extraño escuchando al profe leyéndoles una historia en voz alta. Leo dos páginas hasta que nos enteramos del escenario y personajes principales. Paso el testigo a uno de ellos que está más atento de lo que ocurre alrededor. Por turnos, y con cierta reticencia, por pereza y vergüenza, conseguimos leer una página más. No saben aún que ésta es la primera práctica de una serie de lecturas en público que quiero empecemos a hacer en este trimestre. Antes de que se me amodorren, decido acabar la clase. Es entonces cuando observan mi cámara y me piden una foto de grupo.




Por supuesto, no pueden posar de forma normal. Su espontaneidad me arranca una sonrisa. Puestos a posar, hacemos otra instantánea en plan Hermano Mayor, para que la suba al blog.


Mientras me pongo a subir las imágenes se me ocurre este post.
Y mientras lo escribo me doy cuenta de varias cosas: que los "mataos" no lo son tanto, que me enrollo demasiado y que acabo de crear otra actividad!! Vamos a hacer un diario colectivo del PQPI !!
Feliz puente.